Cómo elegir una Biblia.

Hace unos años no era tan difícil elegir una Biblia: el mercado era tan reducido que había poco donde seleccionar. Ni qué hablar de Biblias de estudio, que ni siquiera existían. En España se huyó de las Biblias de estudio porque quienes habían publicado este tipo de Biblias habían sido los católicos, obviamente con notas de una marcada tendencia teológica y con el sello de Roma locuta, causa finita.

Pero pronto (década de los 80), las editoriales se aventuraron a publicar en español Biblias anotadas. Estas publicaciones ya existían en Estados Unidos e Inglaterra, pero aún desconocidas en lengua española. Una de las primeras fue la conocida Biblia de estudio Scofield, junto con la Biblia anotada de la editorial Caribe, y así un largo etcétera de autores y editores que querían reunir en un solo libro la Escritura y las anotaciones teológicas, históricas, lingüísticas, contextuales… hasta hacerse algo normal su publicación.

En cuanto a las versiones ocurrió algo similar. Poco se podía elegir aparte de la Reina Valera 1960 o la Biblia de las Américas, que sustituyó a la versión Hispano-americana. Otras versiones aparecieron tímidamente en el panorama evangélico: Reina Valera Actualizada, Reina Valera 1977, Nueva versión Internacional, y otras que se sucedieron más recientemente.

Ante todas estas opciones para elegir, el usuario tiene que decidir qué comprar: ¿qué versión? ¿qué color? ¿qué encuadernación? ¿de qué autor las notas? ¿qué precio? El peso que se le dé a cada una de estas variables determinará la compra.

Lo que a continuación sugiero es meramente un criterio personal a modo de recomendación para quienes estén indecisos. Puedes tomar aquello que te parezca bien o, simplemente, no tomar nada.

DSC_0580

El primer factor determinante será la versión. En las iglesias más tradicionales, la versión Reina Valera 1960 es la “reina” de las versiones. De hecho, muchos pastores es la que usan desde el púlpito por ser la que la mayoría de las personas en la congregación están leyendo. Otras iglesias optan por versiones más actuales, con un lenguaje más cercano al lector promedio. Dependerá también si el “público” es latinoamericano o español, sobre todo cuando se usan versiones que han sido traducidas desde el inglés y usan las variantes latinas de los verbos y los pronombres (ustedes; les digo; asegúrense…). Creo que es importante que tengamos un mínimo de cultura al saber qué versión estamos utilizando y, sobre todo, por qué la queremos utilizar. En estos momentos la que yo utilizo es la Biblia Textual (Broadman and Holman y Sociedad Bíblica Internacional), simplemente porque es una versión fiable, confiable y me sitúa en una perspectiva lingüística correcta a la hora de interpretar las Escrituras. Pero no descarto otras versiones, como la RVR 77 (Editorial Vida/Zondervan y Biblica) y la Nueva Traducción Viviente (Tyndale). Mi consejo es que escojas una versión que entiendas, pero que al mismo tiempo sea fiable. Quizás preguntándole a tu librero o a tu pastor se te abran las opciones.DSC_0604

El segundo factor es el uso que le voy a dar. Ahora, ¿para qué quieres esa Biblia? Si es para estudio, seguramente quieras una versión; si es para lectura diaria, quieras otra; si es para predicar o enseñar, quieras otra. Sé sabio y valora el uso que le vas a dar. Pero dale uso. Para eso está ¿no?

Luego están las Biblias devocionales, no tanto para estudio, sino para inspirarte algún pensamiento o alimentar tu alma. Elige entre el amplio abanico que hay ahora: desde las puramente devocionales hasta las inspiradoras.

No debemos olvidar el tipo de composición del texto que lleva: una o dos columnas. Ya he comentado acerca de esto en otro artículo (aquí), pero muchas editoriales siguen empeñadas en imprimir a doble columna. Me pregunto si la Biblia será el único libro que leemos en doble columna. Muchas ediciones me recuerdan mucho al diccionario de la Real Academia que tengo en mi estantería. Estamos acostumbrados a leer en una sola columna, de modo que para la lectura diaria mi preferencia es en una sola columna. Para el estudio me facilita mucho el tenerla en doble columna, por el hecho de la localización de los versículos o palabras. He visto algunas ediciones que llevan los números de los versículos en el margen, en vez de insertado en el texto. Otras Biblias tienen un margen suficientemente ancho como para poder anotar adecuadamente. Recuerdo la versión de la Biblia de Estudio Inductivo que publicó Editorial Vida: texto a una sola columna y un margen tan amplio que podías escribir todo el bosquejo. Otra versión que ya no se publica es la Biblia Mi Encuentro con Dios (B&H), a dos columnas y con un margen también bastante ancho para anotar.

DSC_0588

El tercer factor que determina mi elección es la encuadernación. Quizás sean ya manías de que me estoy haciendo mayor, pero una buena encuadernación “te quita el sentío”. OK, para estudio una tapa dura estaría bien, más aún si no la voy a sacar de casa; pero si la voy a usar en estudios bíblicos afuera de casa, prefiero una encuadernación en imitación piel (Leatherbound, Leatherlike, Sentipiel…). Es importante observar también si va pegada o va cosida en cuadernillos. Si es este último tipo, enhorabuena, has comprado una Biblia de calidad. Comprueba la flexibilidad, si a las guardas (ese tipo de papel que cubre la parte interior de la portada) le aparecen grietas al doblarla; si al abrirla cruje el lomo; si se quedan tus huellas en la piel… De nuevo, el sentido común te ayudará. Una buena Biblia de piel original de becerro (hasta ahora he encontrado dos: NTV Tyndale y la Biblia del Pescador, B&H) te garantiza durabilidad, tacto suave y calidad en la encuadernación. Pero merece la pena invertir en una Biblia de calidad.

Analiza también si la hoja es demasiado transparente, de modo que te impida una lectura tranquila; si el tipo de letra es de aspecto clásico o más moderno; el color de la portada (hay gente a la que realmente le importa si combina con su traje o no, créeme).

La Biblia es la Palabra de Dios; cuando compras una, es Dios hablándote a ti. Disfrútalo. Aprovéchalo. Y ya sabes… hay Biblias que valen más de lo que cuestan.

JM de Rus

Anuncios

8 comentarios en “Cómo elegir una Biblia.

  1. Javier Acosta

    disculpa una consulta,me podiaras decir si la Biblia de estudio Nelson tiene algun algun angulo o enfoque denominacional en especial? como aborda el tema “dones espirituales ” por ejemplo,? muchas gracias!

    Me gusta

    1. José Mª de Rus

      Hola Andrés. Si lo que buscas es una Biblia de Estudio que además lleve notas de desafío para vivir la vida cristiana adecuadamente, no dudes que la Diario Vivir es la tuya. Si buscas más notas de estudio, sin duda la Holman es una decisión acertada.

      Me gusta

  2. FELLY LAPENTA

    HACE MUCHO TIEMPO ESTOY A LA ESPERA DE SABER CUAL ES LA BIBLIA QUE USA EL PASTOR BRUNO RASO EN LA PREDICA DIARIA DE REAVIVADOS POR SU PALABRA,,,TIENE UNA EXPRESION MUY SENCILLA Y COMPLETA EN LOS VERSICULOS…TRATO DE UBICARLA TAMBIEN EN CREED EN LOS PROFETAS QUE ES CON EL PASTOR Y NO LOGRO SACAR LA EDICION PORQUE CON ESOS DATOS LA PUEDO BUSCAR EN LA CASA DE LA BIBLIA EN LIMA PERU DONDE RADICO.SI ME AYUDA SE LO AGRADECERE ENORMEMENTE…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s