Predica a Cristo desde toda la Escritura

resena-predica-a-cristo-desde-toda-la-escritura-destacada

Uno de los principios fundamentales de la exégesis es el enunciado por Jesús mismo:

“Comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les explicó en todas las Escrituras las cosas referentes a Él mismo” (Lc. 24.27, BTX III Ed.)

Aplicarlo nos librará de más de un dolor de cabeza; ignorarlo será dar rienda suelta a nuestra imaginación para decir cosas que nunca tuvieron esa intención.

La consideración del “contexto del propósito de Dios” (p. 21) es esencial para entender la Escritura, a la que—lamentablemente—hemos seccionado, compartimentalizado e ignorado en su conjunto. Hemos leído la historia desde el final, sin pararnos a considerar cómo empezó todo (“el pacto de redención” p. 27). Pero podemos caer en el error de ver alegorías por cada rincón del Antiguo Pacto, cuando en realidad es tipología, que Clowney explica como “el lenguaje [que] se basa en el simbolismo” (p. 35), para enseñarnos a “descubrir el sentido del texto y mostrar el significado que este tiene para nuestros oyentes” (p. 36). Para él, el simbolismo tiene varias acepciones: el presentacional, el ceremonial, el “oficial” y el histórico. Indudablemente, deberíamos “reconocer como tipos aquellas cosas que el Nuevo Testamento identifica como tipos” (p. 47), es decir, que la hermenéutica del Antiguo Pacto contenida en el Nuevo Pacto debería ser normativa para nosotros. La dificultad estriba en que no “podemos descifrar cómo lo hicieron” (p. 47), ¿o sí? Porque ellos fueron inspirados y nosotros no.

Por otra parte nos advierte del peligro del moralismo, que “presenta una verdad aparte de la historia de la redención y, por tanto, aparte de la cruz, la resurrección, la ascensión y el señorío de Cristo” (p. 49); de la alegorización… de artificios hermenéuticos que desfiguran el verdadero mensaje del Evangelio y que nos privan de “interpretar el Antiguo Testamento a partir de la realidad de Cristo” (p. 58).

Acertadamente, Clowney pone el dedo en la llaga para mostrarnos que muchos mensajes basados en pasajes del Antiguo Pacto no son sino historias inconexas y fuera de contexto si no hemos presentado a Cristo en nuestro mensaje. De modo que los mensajes se van a convertir en Cristo-céntricos, hilvanados en la historia de la redención.

A partir del capítulo 3, el autor presenta 13 sermones—basados en su mayoría en pasajes del AP—para ilustrarnos la manera de ver a Cristo en cada uno de ellos. Mensajes frescos, sanos, no tocados por la influencia perniciosa de una exégesis humanista y antropocéntrica.

Este libro ha sido un desafío para mi ministerio y mi manera de enfocar el estudio del AP. Lo recomiendo a todos cuantos se dediquen a exponer las Escrituras en sus congregaciones. Son 252 páginas que se leen en dos tardes y con gusto. Prepara un lápiz para subrayar y tu mente para aprender.

La única pega que le he encontrado al libro ha sido la encuadernación. Ten cuidado al abrirlo demasiado. Yo soy de los que doblan los libros cuando estoy leyendo al aire libre sin una mesa donde apoyarme… y se me han despegado bastantes hojas. Tipografía y diseño adecuados; espacio suficiente para anotar; bibliografía al final.

Otro acierto editorial de Andamio.

Lo tienes en www.publicacionesandamio.com o en tu distribuidor más cercano.

(Imagen tomada de blog.mitiendaevangelica.com)

Anuncios

Un comentario en “Predica a Cristo desde toda la Escritura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s